What’s the Evidence?

woman-with-magnifying-glassEvidence-based education basically means applying a scientific process to guide educational decisions. The aim is to know what interventions “work” and which do not. This approach has been used for a long time in medicine: Information is collected. The patient is diagnosed. A treatment is sought. If it works, it will be used again with other patients with similar problems. If it doesn’t, other solutions will be sought and tried until the patient is cured (or at least improved.) A scientific approach needs to be replicable and valid. That is, others may be able to use the same solutions with similar results and the solutions must show evidence of success.

 

Why not apply this method to education? The NEA already requires most grant applicants to provide scientific or at least quasi-scientific methods in order to receive funding.

 

There are a few things wrong with using this approach in education.

 

(1) In medicine, there is something wrong with the patient. She has symptoms that are not normal and need to be addressed. However, in education, does the student who cannot read, for example, have problems that must be addressed? Reading is not normal. Humans are born to walk and talk and act in ways that help them survive. Reading is not an inborn human heritage. A child who cannot read—even by 10 years of age—does not have a disease that must be cured. This is not to say that reading is not important—just that not reading cannot be equated with tonsillitis or other childhood maladies.

 

(2) What constitutes “evidence” in education. In medicine, the evidence is the patient gets better (or worse) or is cured. However, in the 21st century, most educators still rely on high-stakes tests in reading and math (and sometimes writing, science and other areas) as the ultimate proof of success. Can anyone’s growth be measured by a one-time snapshot of performance on a multiple choice test? Is this the evidence needed to prove that students who jump these hurdles will grow to be decent human beings who fulfill their potentials and contribute to their families, societies and the global community?

 

(3) In medicine, scientists and doctors are aware that any treatment has side effects and can cause potential harm. They work to minimize them and still strive to “do no harm.” What happens in education when the evidence is just a score on a test and furthermore when these scores are made public and determine the worth of children, their teachers and their schools? This tempts many classrooms to “teach to the test” and ignore other knowledge and skills a child needs to navigate a rapidly changing world and future. It even tempts some schools to withhold special education, ESL or other populations from their “report cards” on the test—or—much worse, to inflate scores through cheating. And what are other side effects of teaching to the test? Anxious children, parents, teachers and schools? And doesn’t brain research warn us that learning is almost impossible when people are under stress?

 

(4) Even the medical profession is coming to realize that the evidence model is not enough. Proactive, preventative programs eliminate a good deal of poor health in the first place. Patient involvement in their own health has greater chance of success. And positive emotional health contributes to physical well-being. However, education tends to eliminate positive physical and emotional activities, such as recess, physical education, and the arts, in order to have more time to focus on the specific knowledge that will be on the tests.

 

(5) Also even in medicine, one size often does not fit all. The patient that helps eliminate allergic reactions with Claritan, for example, may have different needs than the one who does better with Zyrtec. Likewise, in education every student has special strengths and needs. Why is this not part of evidence-based learning? Just because it is easier to generate a single score on an achievement test, does that make it a more valid evidence of a child’s growth and potential? Perhaps the child who cannot yet read is not yet developmentally ready. Perhaps she has been given instruction that does not take advantage of her cognitive strengths. Perhaps she finds school a boring or stressful context.

 

(6) Why must the evidence that is collected rank children and assume that one is better than the other? Why can’t children just be diverse rather than better or worse?

 

New World Kids uses a positive mindset rather than a deficit mindset. We seek out a child’s strengths and positive potential rather than their deficits. This evidence takes more time to collect, more skill to interpret, more imagination to nurture and more active participation than does a diagnostic test—but it is worth it to help children come to feel confident in themselves as learners, to love learning and eventually direct their own learning experiences. NWK believes in evidence-based education—just as long as the evidence is meaningful and useful to the learning process.

 

¿Cuál es la evidencia?

La educación basada en la evidencia básicamente significa aplicar un proceso científico para guiar las decisiones educativas. El objetivo es saber qué intervenciones “funcionan” y cuáles no. Este enfoque se ha utilizado durante mucho tiempo en medicina: Se recoge información. El paciente es diagnosticado. Se busca un tratamiento. Si funciona, se utilizará de nuevo con otros pacientes con problemas similares. Si no, otras soluciones serán buscadas y probadas hasta que el paciente esté curado (o al menos mejorado). Un enfoque científico debe ser replicable y válido. Es decir, otros pueden ser capaces de utilizar las mismas soluciones con resultados similares y las soluciones deben mostrar evidencia de éxito.

 

¿Por qué no aplicar este método a la educación? La NEA ya requiere que la mayoría de los solicitantes de subvenciones aporten métodos científicos o al menos cuasi científicos para recibir financiación.

 

Hay algunas cosas mal con el uso de este enfoque en la educación.

 

(1) En la medicina, hay algo mal con el paciente. Tiene síntomas que no son normales y necesitan ser abordados. Sin embargo, en la educación, ¿el estudiante que no puede leer, por ejemplo, tiene problemas que deben ser abordados? La lectura no es normal. Los seres humanos nacen para caminar y hablar y actúan de maneras que les ayudan a sobrevivir. La lectura no es una herencia humana innata. Un niño que no puede leer, ni siquiera a los 10 años de edad, no tiene una enfermedad que deba curarse. Esto no quiere decir que la lectura no sea importante -sólo que no leer la lectura no puede equipararse con amigdalitis u otras enfermedades de la infancia.

 

(2) Lo que constituye “evidencia” en la educación. En medicina, la evidencia es que el paciente mejora (o peor) o se cura. Sin embargo, en el siglo 21, la mayoría de los educadores todavía se basan en altas pruebas de apuestas en lectura y matemáticas (ya veces la escritura, la ciencia y otras áreas) como la prueba definitiva de éxito. ¿Puede el crecimiento de alguien medirse por una instantánea de una sola vez de rendimiento en una prueba de opción múltiple? ¿Es esta la evidencia necesaria para demostrar que los estudiantes que saltan estos obstáculos crecerán para ser seres humanos decentes que cumplan sus potencialidades y contribuyen a sus familias, sociedades y la comunidad global?

 

(3) En medicina, los científicos y los médicos son conscientes de que cualquier tratamiento tiene efectos secundarios y puede causar daño potencial. ¿Qué sucede en la educación cuando la evidencia es sólo un grado en una prueba y, además, cuando estos resultados se hacen públicos y determinar el valor de los niños, sus maestros y sus escuelas? Esto tienta muchas aulas para “enseñar a la prueba” e ignorar otros conocimientos y habilidades que un niño necesita para navegar en un mundo y un futuro que cambia rápidamente. Incluso tienta a algunas escuelas a retener la educación especial, ESL u otras poblaciones de sus “boletines de calificaciones” en la prueba-o-mucho peor, para inflar los resultados a través de hacer trampa. ¿Y cuáles son otros efectos secundarios de la enseñanza a la prueba? ¿Niños, padres, maestros y escuelas ansiosos? ¿Y la investigación del cerebro no nos advierte que el aprendizaje es casi imposible cuando la gente está bajo estrés?

 

(4) Incluso la profesión médica está llegando a darse cuenta de que el modelo de evidencia no es suficiente. Los programas proactivos y preventivos eliminan una buena parte de la mala salud en primer lugar. La participación del paciente en su propia salud tiene mayores posibilidades de éxito. Y la salud emocional positiva contribuye al bienestar físico. Sin embargo, la educación tiende a eliminar las actividades físicas y emocionales positivas, como el recreo, la educación física y las artes, para tener más tiempo para concentrarse en el conocimiento específico que estará en las pruebas.

 

(5) Incluso en la medicina, un tamaño a menudo no se ajusta a todos. El paciente que ayuda a eliminar las reacciones alérgicas con Claritan, por ejemplo, puede tener diferentes necesidades que el que hace mejor con Zyrtec. Del mismo modo, en la educación cada estudiante tiene fortalezas y necesidades especiales. ¿Por qué no es parte del aprendizaje basado en la evidencia? Sólo porque es más fácil generar un solo numero en una prueba de logro, ¿eso lo convierte en una evidencia más válida del crecimiento y potencial de un niño? Tal vez el niño que todavía no puede leer todavía no está preparado para el desarrollo. Tal vez se le ha dado una instrucción que no aprovecha sus fortalezas cognitivas. Tal vez encuentre la escuela un contexto aburrido o estresante.

 

(6) ¿Por qué la evidencia que se recoge clasifica a los niños y asume que uno es mejor que el otro? ¿Por qué los niños no pueden ser diversos sino más bien mejores o peores?

 

New World Kids utiliza una mentalidad positiva en lugar de una mentalidad de déficit. Buscamos las fortalezas y el potencial positivo de un niño en vez de sus déficits. Esta evidencia toma más tiempo para recoger, más habilidad para interpretar, más imaginación para nutrir y una participación más activa que una prueba diagnóstica, pero vale la pena ayudar a los niños a sentirse seguros de sí mismos como aprendices, a amar el aprendizaje y eventualmente a dirigir sus propias experiencias de aprendizaje. NWK cree en la educación basada en la evidencia, siempre y cuando la evidencia sea significativa y útil para el proceso de aprender.

 

 

 

 

Leave a Comment: